Papa bueno, papa muerto

Papa bueno, papa muerto

 

Resonó en su cabeza la frase de san Basilio: “Si pudiendo ayudar no ayudas, eres un verdadero ladrón”, y soñó de nuevo con aquel robo.

Pensó en las barreras de seguridad que interpondrían en torno al monasterio de las hermanas de la Cruz Blanca, donde estaba a punto de alojarse Juan XXIV. Pensó en Gianni Toppo, el jefe de seguridad del Vaticano. Pensó en el lúcido, frágil y octogenario papa. Y no debía olvidar el rumor según el cual Salvatore Ciriano, el gánster, perseguía aquel botín.

Muchas barreras. Demasiadas, quizá. ¿Podría traspasarlas? ¿Era posible conseguir su objetivo?

Jesús Carlos Gómez Martínez, el autor de Sangre negra, nos presenta una novela angustiosa, divertida, ágil, con suspense, violencia y una sardónica visión de la sociedad. Un thriller con un ladrón que huye del crimen organizado, de la Policía y del Vaticano.